Embarcaciones de placer

Las embarcaciones de placer adquirieron el nombre de yate después de la época de Carlos II, quien pasó un tiempo exiliado en Europa y visitó los Países Bajos, donde una variedad de jachtenya estaban bien desarrollados como embarcaciones de recreo para las clases de élite desde principios del siglo XVII.

En los últimos 20 años han sufrido varios cambios en la industria mundial de la navegación en comparación al pasado. Ahora, navegan a diferentes destinos nunca antes visitados.

Las embarcaciones de placer, son ahora vehículos para ir a cualquier lugar y disfrutar sin límites, un hecho digno de aplauso. Pero para cualquier persona involucrada en la gestión de riesgos, el seguro de cascos y buques es un ramo complejo.

Dichos activos costosos deben estar protegidos contra cualquier eventualidad. Los mismos principios se aplican a la protección de obras de arte, jets privados y carga marítima, en todos los mercados. El robo o la rotura en yates son raros. Pero cuando surgen problemas que están fuera del control del propietario, debe existir políticas y seguros para hacer frente a tales eventualidades.

Por ello el seguro de cascos y buques es un negocio demasiado importante como para dejarlo en manos de cualquier bróker de seguro o aseguradora.

Los paquetes de seguros varían de acuerdo al tipo de embarcaciones de placer.

Todas las embarcaciones que naveguen o artefactos navales que se encuentren en altamar o en aguas nacionales, deberán de contar con un seguro de protección e indemnización por responsabilidad civil.

Un seguro de una embarcación de placer te protege de diferentes situaciones, existen entre ellas las pólizas estándar, pueden cubrir la navegación mundial, la interrupción de la temporada de alquiler y los daños en el casco. Las pólizas más amplias pueden incluir protección para sumergibles, aviación privada o bellas artes.

Además, pueden existir las pólizas anuales que cubren los daños ocurridos a la embarcación durante su navegación y estancia en puertos y las pólizas temporales, que cubren temporalmente tus necesidades como asegurado o armador.

Al contratar un seguro adecuado, los beneficios que se obtienen es especialización en el seguro de embarcación y una cobertura de riesgos nacionales y/o internacionales.

Peligros a los que se expone una embarcación de placer.

En los mares existen diferentes peligros y riesgos a los que se puede enfrentar una embarcación de recreo, entre ellas pueden existir las siguientes:

Incendio, colisión con equipos o instalaciones de muelle o puerto, naves; pérdida total; robos; averías; guerra; piratería; terremotos; erupciones volcánicas o rayos, entre otros. En Grupo Nuño te asesoramos de la mejor manera para que puedas obtener un seguro acorde a tu embarcación ante los posibles riesgos en aguas navegables.

Contactanos por whatsapp

Envíanos un
Whatsapp

cotizar-ahora